Solo por un día…

Esta galería contiene 2 fotos

Solo por un día, sáltate las normas, las morales, las sociales,  las absurdas… las que ya no te aportan nada. Solo por un día di que NO a la sonrisa complaciente, al  like facilón, a las lentejas de tu madre. … Seguir leyendo

Galería | Deja un comentario

Decide-tu…

Esta galería contiene 1 foto

Hola mundo, Hoy hablaré sobre las decisiones que comportan nuestra vida. Decisiones que hacen que nuestros caminos tomen un sendero u otro. Y que se toman en un momento del camino sin saber muy bien por qué o sin ser … Seguir leyendo

Galería | 5 comentarios

Mientras vivimos…

Esta galería contiene 1 foto

Hola mundo, El tiempo pasa volando y ya como quien no quiere la cosa nos encontramos en Abril, en plena primavera. He seguido viviendo a pesar de no compartir en este espacio. Experimentando, sintiendo, reflexionando sobre  todo lo que la … Seguir leyendo

Galería | 3 comentarios

Acerca de 2013…

Esta galería contiene 1 foto

Gracias a ti por estar ahí o en cualquier parte del mundo, por acompañarme un ratito o muchos… Por ser paciente conmigo, reconozco que 2013 no ha sido un año de mucha actividad bloguera, aún así GRACIAS por permitirme COMPARTIR … Seguir leyendo

Galería | Deja un comentario

Soltando el control, tomando la responsabilidad de tu vida…

soplando un diente de leonmHola mundo,

Espero que estes disfrutando ya de tus  vacaciones o apunto de cogerte algunos dias, quizás sea buen momento para reflexionar sobre algunas cuestiones importantes que tienen que ver con tu habilidad para responder sobre tu propia vida y la necesidad de seguridad y control.

¿Te has planteado cuantas veces tratas de controlar situaciones de tu vida que no dependen de ti al cien por cien? ¿Y cuántas otras tienes la sensación de perder el control de todo?

El juego del controlador, es un juego peligroso. A corto plazo, nos puede dar sensación de seguridad, sin embargo, los efectos que acaba teniendo a medio y largo plazo, pueden ser muy negativos, sobre todo para nosotros.

Cuando pretendes controlar alguna situación de tu vida, que no depende del todo de ti y por tanto no sale como a ti te gustaría, la frustración y la sensación de fracaso no tardarán en venir a visitarte tarde o temprano pensamientos como, “No soy suficientemente buena para conseguirlo” “ No lo merezco”, “ No valgo” , irán minando poco a poco la confianza en ti mismo y en tu valoración personal.

Cuando queremos controlarlo todo, el efecto inmediato es la sensación de no controlar nada y sentirnos frustrados para ello.

Empezar por asumir que yo solo puedo cambiar aquellas circunstancias y hechos que están bajo mi zona de influencia, hacen la diferencia.

Saber hacia dónde estoy enfocando mi energía y mis esfuerzos es la clave.

Stephen Covey, habla de esto en su libro “Los siete hábitos de la gente altamente efectiva”

Habla de identificar que existen hasta tres zonas diferentes donde se enmarcan nuestros problemas, marca fundamentalmente dos áreas, el área de influencia es aquella sobre la que tenemos poder de actuación, depende de nosotros y es donde puedo cambiar lo que quiera cambiar. Ahí está tu responsabilidad.

Es ahí donde centraré mis energías, pues es la zona que puedo controlar. Es lo que llamamos la zona Yo, de la frase, “Yo soy yo y mis circunstancias”.

En la medida en que centre mis energías en mí  y en mi zona de influencia, esta se irá haciendo más grande, porque al final si trabajo sobre mí, también esto influirá en mis circunstancias. Y además tendré más energías positivas. El área de influencia es la zona sobre la que tengo un control real o directo.

Covey, define una segunda área de control indirecto, que involucra la conducta de otras personas y se trabaja cambiando nuestros métodos de influencia con los demás, utilizando con los demás el ganar-ganar, la escucha activa, empatía , la colaboración.

En esta área no tengo influencia total, pero si tengo influencia sobre la relación que se genera con el otro, en función a las estrategias que ponga en funcionamiento.

En el tercer área que es la de inexistencia de control por nuestra parte, eso quiere decir que no podemos hacer nada para cambiar la situación pues no depende de nosotros, lo único que podemos cambiar es nuestra actitud respecto a esta realidad que no depende de mí ser cambiada, para que nos afecte lo menos posible y recuperar el poder sobre nosotros mismos.

Darme cuenta de cuáles son mis áreas de influencia, y que soy únicamente responsable de mis pensamientos, de mis sentimientos y de mis acciones pero no de las de otros, relaja la ansiedad frente a la necesidad de control y seguridad.

Si por ejemplo, quieres encontrar pareja, podras hacerte cargo de tu parte de responsabilidad sobre dicha situación y podrás plantearte hacer más deporte para sentirte  atractiva y guapa, por dentro y por fuera, podras ampliar tu circulo de relaciones sociales, irte de viaje donde conocer nuevas personas o abrirte al mundo de las redes sociales, donde te den oportunidad de conocer nuevas personas. Incluso podras definir por escrito lo que quieres de una pareja o cuál sería tu pareja ideal así como tus valores dentro de una relación. Podras tener citas con chicos que te atraigan o te gusten, pero todas estas acciones no te asegurarán que vayas a conseguir una relación de pareja de la noche a la mañana como a ti te gustaría.  Eso no depende de tí al cien por cien.

Según Covey, las personas proactivas centran sus esfuerzos en el círculo de influencia. Se dedican a las cosas con respecto a las cuales pueden hacer algo. Su energía es positiva: se amplía y aumenta, lo cual conduce a la ampliación del círculo de influencia.

Por otra parte, las personas reactivas centran sus esfuerzos en el círculo de preocupación. Su foco se sitúa en los defectos de otras personas, en los problemas del medio y en circunstancias sobre las que no tienen ningún control. La energía negativa generada por ese foco, combinada con la desatención de las áreas en las que se puede hacer algo, determina que su círculo de influencia se encoja.

zona_influencia

Te invito a hacer el siguiente ejercicio: haz una lista de las diez situaciones que te preocupan a día de hoy y piensa cuales de ellas se encuentran en tu zona de influencia y cuales están en tu zona de preocupación. Y en función de esta clasificación que acciones puedes llevar a cabo respecto a cada una de ellas.

Este ejercicio te ayudará a centrar tu energía en aquellas cosas sobre las que tú puedes cambiar y dependen de ti, ya sea contigo mismo o en tus relaciones con los demás.

Ocuparte de ellas, en vez de simplemente pre-ocuparte, te hará incrementar tu energía para ir abriendo tu circulo de influencia sobre las cosas e ir identificando posibles situaciones de “victimismo” en las que habías caído sin darte cuenta.
Por otro lado identificar aquellas situaciones sobre las que no puedes hacer nada porque no depende de ti el ser cambiadas, te hará delimitar áreas de responsabilidad que son de otros, y sobre estas situaciones quizás lo que sí puedas es cambiar tu actitud hacia las mismas y eso ya hará que al menos no haya fugas de energía innecesarias.

Para terminar hay una frase que me gusta, se llama Oración de la Serenidad y desde mi punto de vista resume muy bien lo que os cuento en este post, y dice así:
“Señor, concédeme serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, valor para cambiar las que puedo cambiar y sabiduría para conocer la diferencia.”

Te deseo un feliz verano!!!

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , | 2 comentarios

La misión de tu vida es…

Esta galería contiene 1 foto

Hola mundo, Hoy quería hablar sobre un tema que salió ayer , al hilo de un encuentro con un amigo surgió una conversación mientras tomábamos unas cañas,  de esas en la que pareciera que vas a arreglar el mundo mientras … Seguir leyendo

Galería | Etiquetado , , , | 6 comentarios

Reflexion-ando…

Hola mundo,

ImageVolvemos a vernos por aquí para compartir otra reflexión que te ayude a aceptarte y comprenderte mejor en el proceso hacia la materialización de tus sueños.

Hoy quiero hablaros de una sensación que me ha estado rondando en las últimas semanas, y que en realidad me ha acompañado gran parte de mi vida. Esta sensación podría definirse como la angustia que me produce enredarme en la reflexión interna,  de ideas, sueños, sensaciones, sentimientos, que me gustaría alcanzar y que se quedan ahí en mi foro interno como una especie de introspección  entendida aparentemente como pasividad hacia el exterior.

Uno de los pilares sobre los que se basa el Coaching, y que ya mencionaba Aristóteles,  es la ACCIÓN, entendida como  la exteriorización de nuestro deseo o meta, la materialización de un sueño o proyecto.  El otro gran pilar es  la REFLEXIÓN más como esa actividad interna, de generación de ideas y sueños  de la que hablo, y que todavía no vieron la luz exterior. REFLEXIÓN Y ACCIÓN parecen ser dos caras de una misma moneda.

Sin embargo, desde mi punto de vista, en ambas hay ACCIÓN… La reflexión viene a ser una acción interna, acción mental, necesaria por otro lado para que se vaya configurando y tome forma  la acción externa, la que se materializa en algo concreto, la que se ve de cara al exterior y  sin la que mis reflexiones se quedan en esos, meras ideas y sueños sin materializar.

Voy a poner un ejemplo para que se pueda ver más claro…

Antes de convertirme en Coach,  fue en mi actividad mental  en mi reflexión interna donde tuvo lugar por primera vez la inquietud  que me llevó a buscar algo más en mi vida,  en un primer momento solo había una curiosidad  por conocer más acerca de la disciplina Coaching, y detrás una necesidad de conocerme más a mí misma,  mas adelante esta curiosidad se convirtió en acción  más concreta, investigar y buscar información sobre qué es esto del Coaching  y  posteriormente  buscar Escuela donde formarme  para acabar  matriculándome en el Máster de Coaching que finalmente cursé.  Todo vino de mi acción interior de una necesidad interna ni se sabe cuánto tiempo estaba ahí cociéndose a fuego lento  hasta que por fin vio la luz.   Y eso se materializó años después en formarme como Coach, y posteriormente en dedicarme a acercar esta disciplina a otras personas…

Muchas  veces nos sentimos bloqueados incluso nos enfadamos porque no acabamos de arrancar con nuestras actividades o proyectos, no acabamos de verlos materializarse como nos gustaría y con el ritmo que  nos gustaría. Nos volvemos impacientes con nosotros mismos, sin embargo todo  tiene su  tiempo de cocción, su proceso de maduración y no podemos saltárnoslo a nuestro antojo.

Nuestro sueños, proyectos, metas se está cocinando, gestando en algún lugar de nuestro interior, a modo de pensamientos, reflexiones, sentimientos,  a la espera de que llegue el momento de maduración optimo y estemos preparados  para darlos a luz, y  vean el exterior .

Es muy similar a un embarazo, el feto se forma durante nueve meses y solo entonces estará maduro para ver la luz y poder vivir fuera del útero materno…no se nos ocurre plantearnos si un feto tendría que nacer  a los 4 meses porque moriría, igualmente nuestra idea o proyecto moriría si no está todavía maduro para ver la luz.

Todo tiene su proceso, y a veces se nos hace largo pero tiene que ser así, son acciones internas necesarias  para que al final nuestros sueños o proyectos nazcan maduros y con confianza.

Una vez leí en algún lugar, que a veces las pausas son necesarias en los procesos vitales, pues son la prueba, de que a un nivel interno, no visible, se están re ordenando muchas cosas que serán de utilidad para cubrir el siguiente avance. Las pausas son movimiento, pero en el nivel no aparente o interno del asunto.

Por eso te pido, sé paciente con tus periodos de inactividad aparente porque no estás parado te mueves a otro nivel y a otro ritmo y todo esto es necesario…

Y te dejo con esta canción de Macaco, Moving, para que pongas unas notas musicales a la reflexión-acción de hoy.

http://www.youtube.com/watch?v=OfEBA0kyH-U

Publicado en Comunicación | Etiquetado , , | 2 comentarios